• Versión
  • Descargar 7
  • Tamaño del archivo 88.50 KB
  • Recuento de archivos 1
  • Fecha de creación 5 enero, 2021
  • Última actualización 5 enero, 2021

La opción por los pobres. Pedro Laur

“Opción por los pobres”, un concepto que se utiliza hoy en todos los ámbitos de la Iglesia, pero la realidad que recubre es infinitamente diversa. Desde posturas puramente declarativas hasta radicalismos políticos y sociales, pasando por el simple existencialismo, la opción por los pobres corre el riesgo de volverse una especie de arca de Noé donde puede entrar todo. Una afirmación y su contraria. Más grave, esta ambigüedad puede servir como pretexto para reducirla a un puro saludo a la bandera sin consecuencias concretas en la práctica de los religiosos.

El mundo neoliberal y el postmodernismo han eliminado los logros de la lucha social, del mismo modo que han destruido las instituciones políticas, gremiales y sociales de respaldo al pueblo, todo diluido en la mundialización cultural, económica y política. Y los pobres aumentan dramáticamente en número y en vulnerabilidad.

Por eso se habla de una renovada opción por los pobres. Hay que volver de nuevo a nuestra identidad evangélica. Por otra parte, el contexto nuevo de la terrible pobreza neoliberal, más masiva y más desprotegida que nunca, nos urge a pensar en nuevas modalidades para encarnar dicha opción. Esto implica oración, reflexión, debate, decisión y conversión. Nos compete a todos. Berdiaf decía: “El hambre de una persona es para ella un problema material, para mí es un problema espiritual”.

Empezaré por el Evangelio, simplemente porque fue así mi propio proceso. El evangelio me llevó a los pobres. El contacto con la realidad del pobre me obligó a otra lectura de la Biblia y del mundo. La reflexión que sigue trata de estructurar conclusiones de mi trayectoria; trayectoria parecida han recorrido otros muchos. Cuando se entra en un proceso de este tipo es natural que se den ciertas convergencias.

La opción por los pobres es para nosotros una opción evangélica, una opción querbesiana y una opción viatoriana impuesta por nuestra vocación y nuestra existencia.

Pedro Laur, csv