• Versión
  • Descargar 8
  • Tamaño del archivo 3.32 MB
  • Recuento de archivos 1
  • Fecha de creación 5 enero, 2021
  • Última actualización 5 enero, 2021

Luis Querbes, un fundador contrariado. Robert Bonnafous

Todos los fundadores y fundadoras de orden o de congregación se inspiran en el mismo Evangelio, pero cada uno propone acentos particulares a una empresa muy personal, un espíritu que da a la vida cristiana de sus discípulos una distinción particular. Por tal motivo, en los principios generales de un renovación adaptada de la vida religiosa, el Concilio Vaticano II sitúa, inmediatamente después de la regla primordial de la fidelidad a seguir a Cristo y su Evangelio, el espíritu del fundador que el instituto debe destacar plenamente y mantener con fidelidad (Perpetua Caritatis nº 2). El espíritu del fundador y sus intenciones específicas ofrecen una luminosidad al cuerpo que ha instituido y le dan una coloración especial. Sin embargo, sobre este punto, la invitación del Concilio tuvo poco eco, y en no pocos institutos el espíritu del fundador conoció una especie de eclipse. En la Congregación de los Clérigos de San Viator, los trabajos y búsquedas sobre el fundador, Luis Querbes, se detuvieron durante más de diez años, para no reanudarlos hasta después de 1980.